El sábado 8 de junio llegó a las instalaciones del Instituto Tecnológico de Tijuana (ITT) Unidad Tomás Aquino directamente de la ciudad  de México y los Ángeles, California, un grupo de 14 personas entre directores, camarógrafos, técnicos de sonido, de iluminación etc, de la compañía United Content, con un único propósito: hacer grabaciones para su próximo documental, “Cerveceras”. ¿Qué tiene que ver el ITT en esto?, más de lo que imaginamos. Todo se origina por la cada vez más notable participación de la mujer en la elaboración de cerveza, lo que llamó poderosamente la atención de la empresa al enterarse que en el ITT existe un club de cerveza artesanal conocido como Galgo Beer, fundado en 1998, donde las alumnas de Ingeniería Bioquímica, que son el 80 por ciento de sus integrantes, se dedican a estudiar, analizar, crear y catar diversos tipos de cerveza en sesiones extra clase con la asesoría y dirección de su profesor Jorge Ocampo García, con más de 30 años en la docencia,  experto en el área de alimentos y ganador de dos premios nacionales, entre otros reconocimientos. Gran parte del involucramiento de mujeres en la elaboración de cerveza, y particularmente alumnas  de la institución, es resultado de la interacción que el Consulado General de Estados Unidos en Tijuana ha mantenido con Galgo Beer desde hace dos años, comenta el profesor Ocampo. A la representación diplomática le ha gustado mucho que el club participe en colaboraciones con cervecerías de la región, para lo cual aporta los fondos para la adquisición de la materia prima, lo que ha propiciado que durante ese tiempo las y los jóvenes estudiantes  hayan participado en colaboraciones haciendo cerveza  con sus similares de San Diego, California. Estas acciones incluyen a mujeres de California, Tijuana, el club del ITT, y en menor medida, Ensenada y Tecate, representando de esta forma a mujeres cerveceras de Baja California. Producto de las colaboraciones entre ambos países, las ventas del año pasado en Expo Cerveza de Ensenada se utilizaron para becar a cuatro muchachas del club Galgo Beer. Como consecuencia de esta y otras actividades realizadas con anterioridad, los directivos de United Content contactaron a una representante del grupo californiano  manifestando su interés en hacer un documental y constatar de cerca el singular acontecimiento que según ellos, solo se está dando en esta región. Así fue como localizaron el club de cerveza del ITT donde la mayoría son mujeres. El motivo principal fue saber más sobre el sorprendente involucramiento de la mujer en esta área, y sobre todo, despejar dudas de cómo opera un club de cerveza en una institución educativa  como el ITT, además de elaborarla, ya que ellos no saben de otra escuela en México que tenga un club igual. Sin duda, lograron su objetivo: descubrir y conocer el rostro femenino estudiantil de la cerveza artesanal del Noroeste de México.

Alumnas y alumnos de Galgo Beer se reúnen dos días a la semana durante 10 semanas del semestre. Los viernes se realiza una exposición de información teórica, una cata de cinco  cervezas artesanales diferentes de Estados Unidos y Tijuana. Los sábados forman un equipo para elaborar cerveza -una diferente cada semana- , cuyo proceso incluye análisis sensorial, conocimiento teórico y su elaboración. Además durante el semestre hacen colaboraciones con otras cervecerías locales. Los resultados benéficos hacia el club empiezan a verse con solidez, el ejemplo más reciente es el ofrecimiento de la cervecería local Mamut -una de las 70 que que existen en Tijuana- propiedad de un egresado de ingeniería electromecánica de la institución, quien está en proceso de elaborar una cerveza en cuya etiqueta se lea: “Cerveza en colaboración con el Club Galgo Beer”, cuyo propósito es  hacer donativos con el producto de su venta, y así apoyar en la compra de más equipo para el club.

Acerca del porqué la mujer está participando cada vez más en  la elaboración de cerveza, es una pregunta frecuente que navega cargada de curiosidad entre quienes insisten en la interrogante. Para Ocampo García la respuesta lógica es en primer lugar porque en estos tiempos hay muchas mujeres estudiando carreras de ingeniería, el porcentaje que hay en la carrera de bioquímica en el ITT, por ejemplo, contrario a los años 70 y 80, en estos momentos ellas representan el 80 por ciento, y va más allá cuando dice que las mejores calificaciones de rendimiento académico son las que obtienen las mujeres; es raro que sean superadas por alguno de sus compañeros, afirmó.

Esto es una muestra de que en el campo universitario la mujer mexicana ha evolucionado en los últimos 20 años, al demostrar menos miedo hacia las carreras que se creía exclusivas de los hombres. Ahora no es extraño, puntualizó, que cada vez más mujeres estudien ingeniería como electromecánica, aunque la ingeniería que llama la atención a las mujeres es ingeniería bioquímica, por las opciones de estudio que incluye la especialidad como laboratorios  de alimentos, de ambiental, así como algunos aspectos relacionados con la industria médica. Ocampo también manifiesta su sorpresa al recordar que en los inicios del club fue  formado por únicamente hombres. Otro dato interesante del catedrático, contrario a lo que se cree,  entre la población mexicana en general no se toma tanta cerveza y mucho menos entre las mujeres, aunque en términos comparativos en el norte de la república es donde su consumo es mayor.

Las actividades del club son constantes y las ganancias que se obtienen de las cervezas fabricadas en colaboración son distribuidas por la asociación Cerveceros de las Californias entre las jóvenes estudiantes del ITT, ayudándoles a cubrir sus gastos de inscripción escolar, con el fin de seguir fomentando su participación en el club, el cual está formado actualmente por 14 mujeres y cuatro hombres, quienes son aceptados desde el cuatro semestre, cuya tendencia mayoritaria también se refleja en los otros dos clubes de la carrera de Ingeniería Bioquímica impulsados por el profesor Ocampo: Club del Vino y Club de Panificación. La asociación Cerveceros de las Californias funciona como enlace entre cerveceros de ambos lados de la frontera, donde el 30% de sus integrantes son estudiantes del ITT. También este año, hace aproximadamente tres meses el club participó de nuevo en la Expo Cerveza de Ensenada, donde en público llevan a cabo su trabajo de catadoras -lo cual es parte de su preparación profesional- de diversas marcas de cerveza artesanal, expresando a la vez sus comentarios sobre el producto. De nuevo, las ganancias obtenidas son destinadas para el mismo fin. A invitación de United Content, su más reciente cerveza hecha en colaboración fue en las instalaciones de Cervecería Tijuana, primera fábrica de cerveza  artesanal de la ciudad,  con el fin de ver trabajar a las jóvenes en campo real, donde grabaron escenas para el documental. Quizás el interés actual de la mujer por la fabricación de cerveza esté relacionado con determinada etapa de la historia, la cual, dice Ocampo, se está repitiendo, al recordar que en sus orígenes la cerveza y el vino eran elaborados por monjas.

El documental se transmitirá a nivel internacional en aproximadamente tres meses, la información detallada al respecto se dará a conocer a través de la página oficial del Instituto Tecnológico de Tijuana.

Comentarios

comentarios

Última actualización: 27 Jun 2019